Nota: este es un blog personal sobre el carril bici que une Tres Cantos con Madrid y Colmenar Viejo.
Si llegaste aquí buscando un mapa de ciclabilidad de Tres Cantos, esto te puede interesar (realizado por la agrupación Enbicipor3cantos)

lunes, 25 de octubre de 2010

El último gordolobo

Quien sigue este blog sabe, si hace algo de memoria, de mi afición por los gordolobos, que lejos de ser unos lobos que se hartan de comer, son una plantas de flores amarillas que se encuentran por doquier en tierras castellanas, incluyendo el carril bici. Me encanta verlos mientras corro.



La flor de la foto es una de las últimas que se pueden ver por el carril bici. Está cerca de las encinas de la mitad del camino, y la foto es del 21 de octubre. Para ser una flor de junio, llama la atención que a finales de octubre aún quede alguna aguantando hasta el último momento.

Me encanta el aspecto que tienen estas plantas. Son bianuales. El primer año se lo pasan con la pinta de una especie de lechuga rara de hojas gruesas y aterciopeladas. En esta fase de su vida, llaman poco la atención y rara vez uno se fija en ellos. Tienen esta pinta:



Durante su segundo año al principio pasan desapercibidos, pero al final de la primavera crecen vertiginosamente sacando a relucir un montón de flores amarillas. Tras el verano, van secándose poco a poco y sin que uno se dé cuenta, los gordolobos que están en su segundo año desaparecen. Bueno, en realidad, aunque ya sin vida, no desaparecen físicamente, muchos quedan ahí incluso hasta el año siguiente, secos, de pie, como una especie de planta-zombi de color marrón oscuro que se confunde con los arbustos y en la que uno normalmente no repara.

Con las hojas de los gordolobos jóvenes (los que están en su primer año) se puede hacer té de gordolobo, pero como la planta es tan abundante nadie lo vende en el supermercado y consecuentemente nadie toma té de gordolobo. Así que paradójicamente, está por todas partes pero por los milagros de la mercadotecnia, nosotros nos tomamos un té hecho con hojas que se traen del otro lado del planeta (situación muy parecida que se da con las acículas de pino, que además al parecer tienen vitamina C y todo). Por cierto, si os apetece haceros un té de gordolobo, deciros que es mejor coger las hojas del interior del "cogollo" (hay quien dice que las del exterior dan pesadillas, mientras que las del interior ayudan a dormir, pero yo no lo he observado), y hay que lavarlas bien (especialmente si cogéis de las del carril bici, porque después de un año al lado de la M-607 cogen mucha guarrerida de los coches).

4 comentarios:

Pingüina Veloz dijo...

Buena entrada de botánica, je,je. La primavera pasada acudí a un cursillo de reconocimiento de flores silvestres y sus propiedades, e indudablemente está fue una de las plantas de las que no he olvidado el nombre. Desde entonces a mí tampoco me pasa desapercibida en mis paseos por la sierra.
Gracias por la información y por las fotos.

Un saludo

Risco dijo...

Éste me ha gustado mucho.
Estas cosas pequeñas están bien.

Oli dijo...

¡¡¡Adios gordolobo!!! ¡Nos vemos a la vuelta del invierno!


OLI I7O

Eynar Oxartum dijo...

Pingüina, ese cursillo debía de ser una gozada. Yo no soy capaz de ponerle nombre a muchas plantas, y buscarlo a veces lleva tiempo, pero cuando no sé el nombre, me invento uno, lo cual siempre ayuda para acordarse de las demás cosas de la planta.

Risco, ¡me alegro de volver a cruzarme contigo por el carril bici! Eso es buena señal: significa que los dos estamos entrenando.

Oli,
volverán los amarillos gordolobos,
por el carril bici a florecer,
y otra vez al sol resplandeciente
sus brotes crecerán.
Pero aquellos, cuyos sedosos pétalos
a nuestras pupilas llegaban a sosegar,
en la suave brisa de la mañana...
¡esos... no volverán!