Nota: este es un blog personal sobre el carril bici que une Tres Cantos con Madrid y Colmenar Viejo.
Si llegaste aquí buscando un mapa de ciclabilidad de Tres Cantos, esto te puede interesar (realizado por la agrupación Enbicipor3cantos)

viernes, 11 de noviembre de 2011

Cosas que pasan en Tres Cantos

Hoy me ha sucedido una cosa muy graciosa, y aunque casi no tengo tiempo, me apetece un montón contarla. Eso sí, no hay foto del evento, lo cual es una pena.

Iba en Galgo (la bici plegable que compré a medias con Verdinha) al acto de presentación de eQuo en Tres Cantos (sí, chicos, no os lo había dicho antes porque últimamente apenas tengo tiempo para muchas cosas que me gustan, entre ellas, escribir en este blog, pero soy el candidato #31 al Congreso de los Diputados por eQuo; para quien no lo sepa, eQuo es el único partido que es apoyado aquí por el Partido Verde Europeo... lo comento por si las coletillas de otros partidos os despistan, que todo puede ser). Bueno, lo dicho, iba por la Avenida de los Encuartes con Galgo y las banderolas que he hecho de eQuo para que la gente las vea en la bici.

Tras entrar en la rotonda del Monumento a la Peseta, poco después de mí se incorpora un señor en una moto con una bandera del PP y con la sinfonía del PP a todo volumen. Estaba unos 50 metros detrás de mí. Iba muy lento, y me pregunté qué necesidad había de usar una moto y gastar gasolina cuando para eso perfectamente se podía usar una bici (digo yo), principalmente para ir a paso de tortuga.

Total, que me pica la curiosidad y me entran unas ganas irresistibles de preguntarle por qué no quiere una bici que le habría venido que ni pintada para dar la brasa con la musica del partido. Voy por la Avenida de los Encuartes y me cuesta hacer que me alcance, porque realmente iba pisando huevos (imagino que más que nada por aquello de que se viera su banderita, que escucharan la música y tal... si yo lo comprendo). Al final, con la ayuda de un semáforo en rojo, logro que me alcance poco antes del Ayuntamiento.

Y le pregunto. «Oiga, para esto le habría venido una bici que ni pintada, ¿por qué usar una moto e ir gastando gasolina?».

El hombre, correctísimo, me contesta que a él en realidad le encantan las bicis, pero que tiene una prótesis en la rodilla y que no puede (o algo similar, ruego al amable señor de la moto que si está leyendo estas líneas me corrija, pero es que con la música del PP de fondo apenas le oía y tampoco me apetecía hacerle repetir la pregunta, porque iba ocupado y no es plan).

Bueno, vale, oye, tendrá razón el hombre. Desde luego a mí me fastidiaría no poder coger la bici por un motivo de salud (aunque también las hay que se impulsan con los brazos, como si fueran remos, es lo que haría yo en ese lugar). Pero vamos, que es una desgracia el tener que ir atado a una moto, obligado por una rodilla que no va como tendría que ir.

Pero... ¿y sus compañeros de partido no podían haber encontrado a otra persona que sí que pudiera ir en la bici? Digo yo que de 90 000 afiliados, no todos tendrían prótesis en la rodilla. Está claro que faltan ganas. O igual es que al hombre de la moto le hacía mucha ilusión llevar la bandera y la música. Tampoco se lo vamos a impedir.

A esto, y dado que ya he llegado al lugar donde era el acto, me despido de él y me dirijo a la Casa de la Cultura, que está justo enfrente del Ayuntamiento, y donde iba a tener lugar el acto de presentación de eQuo que os comentaba (con Inés Sabanés, Jorge Lozano, Raquel García y yo mismo; que sí que sí, que ya sé que es autobombo, pero estamos de campaña electoral, ¿o no?).

Y mientras doy el giro, veo que detrás del hombre de la moto había como media docena (o más, creo que más, pero digamos seis por poner un mínimo y estar seguros) de coches pintados de azul PP. Fue tremendo. Mirando ahora en twitter veo que era una "gran caravana" que había convocado el PP. Lo siento chicos, no pretendía aguar vuestra entrada triunfal a la Plaza del Ayuntamiento, os prometo que no fue adrede, yo iba a lo mío, que era hablar a la gente sobre nuestras propuestas (y de paso os cuelo un enlace a nuestro programa electoral, que bien orgulloso estoy de él: salió del trabajo y colaboración de cientos de personas en la equomunidad.org; más que nada porque a nosotros no nos va eso de dejarle las cosas a unos pocos, creemos en la participación ciudadana).

Por cierto, que en la plaza había un ambiente muy curioso, porque había un montón de gente con globitos verdes (esto sí que sé lo que era: se trataba de una protesta a favor de la educación pública).

Cosas que pasan. Para que luego digan que la política es aburrida.

PD: Buscando en internet sobre la caravana esta del PP, me encuentro con que el PSOE había convocado hoy en Fuencarral otra caravana, también con coches (por si los del PP no habían gastado bastante gasolina, ensuciando la atmósfera de todos de forma completamente inútil. Si es que al final, aunque se tiren piedras, hay cosas que sí que comparten).

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Canicross con Cosme por el Arroyo de Tejada y Valdeloshielos

Cuando vivía en Madrid el campo era algo lejano. Para ir allí había que viajar. Coger el cercanías, un coche, o limitarse a verlo por la televisión. En general, para tener campo, uno tenía que esperar al fin de semana y planificarlo un poco. Uno siempre tenía su sucedáneo de campo, léase parques. Aunque no era lo mismo, uno tenía césped donde sentarse y solían tener más árboles que las aceras.

Desde que vivo en Tres Cantos, el campo lo veo todos los días para ir a trabajar. Lo tengo a un cuarto de hora a pie, y es parte de mi rutina diaria. Uno de los lugares que me gusta visitar es Valdeloshielos y el Arroyo de Tejada. A veces voy por ahí para hacer canicross con Cosme.

Para quien no lo sepa, es la zona que hay al otro lado de la salida de la estación. El primer tramo es simplemente un camino de tierra con una valla por la izquierda. Si vais por la noche quizá veáis algún jabalí. A la derecha se puede ver Colmenar Viejo con el campanario de su iglesia y la sierra al fondo:



Más abajo hay cosas más chulas, como el mencionado arroyo (he aprovechado para subir la foto a la Wikipedia, que parece que no había ninguna imagen para ilustrar el Arroyo de Tejada):



Por ahí pasan varias vías pecuarias, además del camino de Santiago desde Madrid. Aquí se puede ver a Cosme estudiando el recorrido de 8 km que hicimos ese día:



Momento de pausa para refrescarse durante la carrera:



Cánido satisfecho después de la carrera = humano contento:



Estas fotos son concretamente del 5 de mayo de 2011, y por esas fechas estaba el cantueso en flor (llamado por algunos Lavaldula stoechas y por otros tomillo borriquero):



La flor de cantueso me encanta, porque parece como si fueran antorchas de color morado.

Esta zona es parte del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Es curioso que algunas personas que representan a Tres Cantos no sepan apreciar la riqueza de estos campos, y se propongan convertirlo en un negocio para unos pocos. Este vídeo ilustra muy bien esto que digo:





Antes había vacas por ahí, pero ya no:





Por suerte la Copa Ryder 2018 ya no va a ser aquí.

Pero me gustaría seguir corriendo por estos campos con mi perro.

martes, 23 de agosto de 2011

Crunchi crunchi crunchi galletitas

El título de esta entrada, que está tomado del doblaje en español de «La naranja mecánica», bien podría describir lo que me sucedió la semana pasada. O quizá sería más acertado decir «galletita, crunchi crunchi crunchi». Me explico: la «galleta» me la di yo solo yendo descalzo por la casa, concretamente colisionando mi pie contra el marco de la puerta, sin otra intención que la de desplazarme de un cuarto a otro. El «crunchi crunchi crunchi» fue lo que le sucedió al dedo pequeño de mi pie en ese instante, y este es el resultado:



Así que mucho me temo que durante unas semanas voy a tener que tomarme un descanso deportivo y dar una pausa a la independencia autobusera. Y es que algunos nos buscamos excusas un poco burras para no correr con la caló que hay ahí afuera...

La primera consecuencia es que... ahora he encontrado tiempo para escribir aquí, ¡alguna ventaja tenía que tener!

sábado, 30 de julio de 2011

¡Reto heladero conseguido!

Algunos de vosotros no os habéis olvidado de que había un posible helado pendiente por aquí: el famoso Reto heladero. Aunque no he escrito mucho y he tenido al caracol de arriba un poco desactualizado, he estado haciendo mis deberes cada vez que me sentaba a la mesa o al coger la bici. El objetivo, como sabéis, era lograr bajar de 72.5 kg para el día 30 de julio (hoy), lo cual significaría un mínimo histórico en lo que a mi peso se refiere.

Y no ha sido nada fácil, pero... esto es lo que marcaba la báscula esta mañana:



Así que ya sabéis lo que significa: que aquellos que en su momento dejasteis un comentario en la entrada correspondiente... os habéis quedado sin helado. Lo siento chicos, otros retos habrá en los que me podáis pillar.

Como testigo está Verdinha, quien, con las primeras legañas de la mañana, se ha ofrecido voluntariamente a garantizar que no me apoyaba sobre el lavabo mientras ponía mis pinreles sobre la báscula.



Así que, con la alegría que me he llevado en el cuerpo (porque andaba muy justo y no lo tenía nada claro), me he ido con el pequeño, que ya tiene tres meses, a darme un buen desayuno de premio:



Pero quiero celebrarlo con vosotros. Como con las vacaciones la cosa está más complicada, he hecho un doodle para que me digáis qué sábado os viene mejor para tomar un helado en la heladería italiana Mamma Mia de Tres Cantos a las 16:00:

Doodle para celebrar el reto heladero

Por cierto, decirle a Margoth, que está entre los que habían participado en este reto, que estoy a 2.1 kg de comer en un restaurante indio en algún sitio del mundo (no sé cuál...)

miércoles, 15 de junio de 2011

Bici Crítica de Tres Cantos - fotos de la primera edición

Como comenté en mi última entrada, hoy (bueno, ayer, porque ya pasa de medianoche) participé en la Bici Crítica de Tres Cantos, que tiene lugar el segundo martes de cada mes a las 20:00 en la Plaza del Ayuntamiento.

No sólo fue estupendo pedalear por mi ciudad con un montón de gente. Además se puede considerar que fue muy exitosa si tenemos en cuenta que se trataba de la primera edición. Fuimos 31 ciclistas. Una sencilla regla de tres nos dirá que si extrapolamos esta cantidad a una ciudad como Madrid (datos del censo de 2010), tendremos 31 / 41 147 * 3 273 049 = 2466 ciclistas, una cantidad comparable a las Bicis Críticas de Madrid con más afluencia (como se puede leer aquí aquí).

Por otro lado, como se puede esperar en una ciudad como Tres Cantos, de calles anchas, tráfico escaso y fluido, y conductores responsables (en su inmensa mayoría), todo el evento transcurrió sin ningún incidente. Este es un mapa del recorrido que hicimos (según Google Maps, fueron 7.9 km):


Ver el recorrido en un mapa más grande


Como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo algunas fotos (como siempre, pinchad en las fotos para verlas más grandes).



Avenida de Colmenar, junto al Zoco



Avenida de los Labradores, desde la Estación de Cercanías


Avenida de los Encuartes, hacia la Segunda Fase


Avenida de Viñuelas, junto a la iglesia de la Segunda Fase


Calle del Comercio


... Y si queréis ver más fotos, podéis ver las demás en el álbum correspondiente.

Si os interesa, nos vemos el 12 de julio, a las 20:00 en la Plaza del Ayuntamiento.

lunes, 13 de junio de 2011

Bici Crítica de Tres Cantos

En un blog como este, que trata un poco sobre ciclismo urbano, otro poco sobre Tres Cantos y un algo sobre yo mismo... no podía faltar una entrada sobre masas críticas.

Probablemente la mayoría de los lectores que lleguen aquí sepan ya que una masa crítica consiste en juntarse muchas personas en bici, generalmente una vez al mes, y dar un paseo todos juntos, cumpliendo con el sueño de todo ciclista urbano de ir por una calle con más bicicletas que coches.

Ese es el concepto básico, y a partir de ahí hay diversidad de opiniones. Mi opinión personal es que, como ciclista, hay que dar ejemplo y respetar todas las normas de tráfico y a los demás usuarios de la calzada, vayan en coche o en patinete. De hecho, cuando son más coches que bicis, me gusta que me respeten como ciclista, así que cuando es al revés no debería ser diferente.

Aunque en las masas críticas la gran mayoría son ciclistas, la idea fundamental es emplear un vehículo no contaminante. Y por ello hay siempre bastantes patinadores, e incluso corredores. Lo importante es desplazarse sin motor.

La Bici Crítica de Tres Cantos se celebra el segundo martes de cada mes, y la gente queda a las 20:00 en la Plaza del Ayuntamiento. Eso significa que la próxima es mañana martes 14 de junio (de 2011). He ido a masas críticas en Dublín y en Madrid, pero nunca he ido a una a nivel local en un sitio pequeño como Tres Cantos, así que estoy curioso.

Si alguno más se apunta, ¡allí nos veremos!

sábado, 4 de junio de 2011

Carriles bici, aceras bici y cruces

Como todo tricantino sabe, en los últimos meses el Ayuntamiento se ha gastado una gran cantidad de dinero (algo así como dos millones de euros) en hacer múltiples aceras bici. Se puede hablar largo y tendido sobre estos trabajos, pero en esta ocasión voy a hablar concretamente de los cruces.

Hay varias formas de cruzar con una bicicleta de un lado al otro de una calle. Una de ellas es por la calzada, yendo paralelo a los coches. Otra es cruzando por un paso de cebra. En contra de lo que dice la intuición de los ciclistas menos experimentados, cruzar por un paso de cebra con una bici (con acera bici o sin ella, con señalización o sin ella) es extremadamente peligroso. Veamos por qué.

Cruces con acera bici



Acera bici + paso de cebra




Cruce por paso de cebra con acera bici: peligroso


Los pasos de cebra son una herramienta muy útil, porque le dicen al conductor que no tiene prioridad. Por ello, los conductores tienen que mirar si viene un peatón, y si no es así, pueden seguir su camino. Los peatones, al ser lentos (velocidad media ~5 km/h) son vistos por los coches antes de llegar al paso de cebra. Sin embargo, las bicicletas alcanzan velocidades de 25 km/h, lo cual hace muy difícil que los coches las vean llegar. Muchas veces el conductor del coche sólo ve la bicicleta cuando ya la tiene delante.

En el caso concreto de Tres Cantos, se han puesto múltiples badenes. De esta manera los coches tienen que ir más lentos para poder pasar, tanto si hay ciclistas o peatones, como si no. No obstante, esto no evita los accidentes, porque incluso con los badenes más altos, la velocidad de un coche que cree que tiene pista libre es lo suficientemente alta como para generar un accidente.

Acera bici que se integra en la calzada



Entonces, ¿cómo habría que hacer la acera bici para que pudieran cruzar todos sin peligro? En ciudad una bicicleta tiene velocidades inferiores a las de un coche, pero comparables. Por ello, lo ideal es que al cruzar, la bicicleta vaya paralela al tráfico. Una opción es eliminar unas dos plazas de aparcamiento para que la bicicleta se incorpore a la calzada unos metros antes del cruce, pase al otro lado con los demás vehículos, y vuelva a meterse en la acera bici al otro lado, como indica la siguiente imagen:


Cruce más seguro con acera bici: paralelo al tráfico y con buena visibilidad por parte de los coches


Cruces con carril bici



Sin embargo, las aceras bici no son la vía ideal ni para peatones ni para ciclistas, por varios motivos que se expondrán en otra entrada porque aquí el tema principal son los cruces.

Carril bici entre coches y acera



Una forma de carril bici es colocarlo entre los coches aparcados y la acera. De esta forma el cruce quedaría como sigue:


Cruce con carril bici


En este caso, aunque la bicicleta está protegida de los vehículos más rápidos, los coches no tienen una buena visibilidad (aunque de todos modos es mejor que para el caso de una bicicleta que cruza por un paso de cebra). Además, estos carriles bici no impiden que el ciclista pueda tener un accidente con alguna persona que salga de uno de los coches aparcados.

Carril bici integrado en la calzada



Otra conformación posible es que los coches estén aparcados a un lado, y el carril bici sea un verdadero carril de la calzada, pero sin separación fisica de los coches.


Cruce con carril bici integrado en la calzada


En este caso la visibilidad por parte de los conductores es óptima. Es importante que el ciclista que quiera seguir recto se asegure de que los coches que estén a su lado no vayan a girar. Esto implica dejarles pasar, o confirmar que reducen la velocidad para permitirnos seguir recto antes de que ellos hagan el giro.

Esta conformación no nos protege de los conductores que salen de sus vehículos sin mirar, por lo que es importante no estar demasiado pegado a la derecha.

Carril bici sin coches aparcados



Para evitar esto último, lo ideal es que, en zonas que no requieren de muchas plazas de aparcamiento, se eliminen las plazas de aparcamiento y se sustituyan por el carril bici correspondiente.


Cruce con carril bici sin coches aparcados


En los casos en los que es posible prescindir de las plazas de aparcamiento correspondientes, esta conformación tiene la gran ventaja de que permite incluir una pequeña separación física entre los vehículos rápidos y las bicicletas, sin por ello aumentar la peligrosidad de los cruces.

Carril bici y semáforos



Y por último queda el cruce con carril bici y semáforo. En estos casos lo ideal es que entre los coches que paran en el semáforo y el paso de cebra, exista una zona de espera para las bicicletas, de tal forma que al ponerse el semáforo en verde los coches tengan plena visibilidad de los ciclistas que están haciendo uso de la vía.


Cruce con carril bici y semáforo


Conclusión



Las aceras bici que se han realizado recientemente en Tres Cantos hacen cruzar a los ciclistas de una de las peores formas posibles. Y de hecho, lamentablemente, ya ha habido un accidente. Es por ello que se hace necesario que, hasta que el Ayuntamiento corrija estos problemas, los ciclistas que quieran hacer uso de las aceras bici extremen las precauciones (lo cual priva a la bicicleta de una de sus ventajas, que es la de llegar rápidamente de un lado al otro de la ciudad sin contaminar).

Por otro lado, quien haya viajado un poco sabrá que lo que digo aquí no es nada nuevo: ya se hacen así las cosas en los países donde la bicicleta es un vehículo serio tenido en cuenta por las autoridades competentes.

sábado, 28 de mayo de 2011

Nuevos accesos a Tres Cantos desde el carril bici

Aunque el carril bici que acompaña la M607 está muy bien, tiene ciertas cosas que son mejorables. Una de ellas era el hecho de que, después de haber gastado un montón en hacer el carril bici, no se había hecho un solo acceso a Tres Cantos. Al parecer la Comunidad de Madrid y el municipio de Tres Cantos se echaban la culpa mutuamente.

Sin embargo, parece que este problema llega a su fin. Se ultimando estos días las obras para las tres entradas a Tres Cantos. Algunos accesos son mejores que otros, voy a hacer un análisis de las mismas.

Acceso norte



Ya se había hablado aquí, con mapas y fotos, de las distintas opciones que tenemos los ciclistas para acceder por el norte a Tres Cantos.


Obras del acceso norte el 8 de abril.


Descripción: este acceso el acceso es una variante de la ruta que yo pinto allí de rojo (la del camino de tierra, seguido de arcén hasta entrar). Se está pavimentando una zona para que los ciclistas puedan llegar fácilmente a la rotonda donde dan la vuelta los coches que vienen desde el norte de Madrid.

Lo bueno: considera a la bici un vehículo, y no obliga a los ciclistas a dar rodeos absurdos por zonas peatonales.



Otra foto de las obras del acceso norte. No se ve muy bien, pero aquí se observa el giro de 180º que comento.


Lo malo: no se entiende por qué razón da un giro de casi 180º (y luego hay que dar otro al integrarse en la rotonda hacia Tres Cantos) cuando todos los ciclistas seguían rectos por el camino de tierra que yo pinto de rojo en la otra entrada. Yendo en bici los giros de 180º son más incómodos que en otros vehículos: uno se puede deslizar si está mojado, perder el equilibrio, derrapar si hay arenilla o si las ruedas están ligeramente deshinchadas. No es como ir en coche. Un giro así te obliga a parar prácticamente.

Lo mejorable: estaría muy bien señalizarlo. ¿Cuánto puede costar hacer un cartel que ponga acceso a Tres Cantos? Más que nada porque no es obvio para el que nunca ha pasado por ahí. Uno intuitivamente piensa que para entrar en Tres Cantos tiene que pasar por el puente que hay más adelante. No es muy útil hacer un acceso si luego la gente no sabe a dónde va.

Consejo: a aquellos que circulen con niños, les sugeriría que utilizaran otros accesos, ya que, como digo, en este caso se trata a la bici como un vehículo y se va por arcén. No es peligroso si no se hacen tonterías, pero los niños a veces sí que hacen tonterías.

Acceso centro (estación Cercanías/hotel Foxá)



Este acceso apenas ha implicado obras, pero antes requería que ciclistas y conductores hicieran unos veinte metros en dirección contraria para poder incorporarse a la rotonda correspondiente. El nuevo acceso evita esto.

Descripción: simplemente se ha asfaltado un tramo de unos cinco metros para que se pueda acceder a la rotonda sin ir en dirección contraria (véase la foto abajo).


Acceso central a Tres Cantos


Lo bueno: hace exactamente lo que se le pide: da acceso a la rotonda, considera a la bicicleta un vehículo, tiene buena visibilidad por parte de coches y ciclistas, y además tiene toda la pinta de ser barato y no derrocha el dinero inútilmente.

Lo malo: hay que tener especial cuidado. No es un problema para cualquier ciclista urbano que esté acostumbrado, pero los novatos pueden asustarse mientras suben la cuesta. Dado que el puente es corto, a los novatos que no tengan mucha confianza les recomendaría hacer el puente a pie, con la bici de la mano y al otro lado del quitamiedos.

Lo mejorable: se podría hacer ligeramente más ancho el espacio peatonal del puente (mucho margen no hay, pero poder se puede), y quitar barreras arquitectónicas (como el bordillo absurdo que hay al principio y al final de la zona peatonal del puente).

Consejo: los niños siempre tienen la opción de ir dando el rodeo por el puente peatonal, pero para ello no necesitan que se gaste el dinero para pintar el asfalto de rojo.

Acceso sur



Si me pedís mi opinión, este acceso me parece una auténtica patochada. No sólo por cómo se está haciendo, sino por los fallos que ya tiene, añadidos al hecho de que hay una solución estupenda (que detallo más abajo).


Obras del acceso sur por el puente peatonal


Descripción: se ha asfaltado un tramito detrás de la parada de autobús. A continuación se invita al ciclista a ir por un puente peatonal (el puente verde, aunque ahora lo están pintando de rojo), bajar por el otro lado, y dar un montón de rodeos para entrar en Tres Cantos por un tramo de carril bici sin apisonar, y sin espacio para peatones.

Lo bueno: que hay una alternativa, y que igual alguien algún día la hace realidad. Por lo menos han subido recientemente unos 20 cm la barandilla del puente peatonal para reducir el peligro de caídas a la M607.

Lo malo: mezclar bicicletas (un vehículo que va a 25 km/h, o el doble si es cuesta abajo) con peatones. Varios giros de 180º. Por el puente peatonal se pueden meter fácilmente las ruedas entre la barandilla y la base del puente. Tras el puente peatonal hay un cruce para bicis por un paso de cebra (!).

Consejo: dar la lata para que se haga un acceso de verdad a Tres Cantos.

Acceso sur ideal



Lo suyo sería considerar a la bicicleta como el vehículo que es, y dar un acceso casi en línea recta por el puente de vehículos por donde indico en el mapa más abajo, que por otro lado es el que usa gran parte de los ciclistas ahora mismo. Esto no significa que la bici tenga que ir entre los vehículos por el puente, ya que se puede perfectamente poner un bordillo, bloques de cemento o quitamiedos para garantizar la seguridad.


Acceso sur ideal a Tres Cantos. En rojo acceso actual (600 metros con cuestas), en azul acceso ideal (300 metros) (Ver en un mapa más grande).


En la foto siguiente está un tramo donde se podrían quitar dos metros del quitamiedos que hay ahora mismo y asfaltar otros dos metros para poder acceder cómodamente al carril bici.


Acceso sur ideal, y que muchos ciclistas usan ahora mismo.


Se trataría de una obra muy barata y que reduciría a la mitad el recorrido (de 600 a 300 metros) evitando subidas y bajadas, sin ningún giro de 180º, y evitando molestar a los peatones que van o vienen de la parada de autobús.

sábado, 7 de mayo de 2011

Humano recién llegado

Chicos, lo siento, sé que este es un blog temático y trato de no mezclar unas cosas con otras. Pero hay veces que la tentación es demasiado grande, y esta es una... así que os presento la principal razón de que lleve todo este tiempo sin bloguear y durmiendo poco, corriendo menos y pensando más en el récord de tiempo en cambiar pañales que en mi marca para los 10K:


[Como siempre, pìnchad en la foto para ampliar]


A ver si vamos cogiendo una rutina más estable y vuelvo a las andadas entre biberón y pañal.

sábado, 26 de marzo de 2011

El reto heladero

Los seguidores habituales del blog ya habrán reparado en que aquí arriba ↑↑↑, encima de estas entradas, además de indicar el tiempo en Tres Cantos, se indica el peso del autor del blog. Al contrario de lo que sucede con el tiempo meteorológico, el peso, que está indicado por un simpático caracol, no es una predicción, sino que es un dato real y debidamente medido.

También habréis visto que hace ya tiempo que el caracol anda atascado en el lado izquierdo de la barra (una barra que originalmente estaba entre 80 y 70, pero en la cual las circunstancias han empujado al caracol aún más a la izquierda).

Pues bien, ya va siendo hora de cambiar esto.

Y ahí es donde entráis vosotros, ¡porque se declara desde este momento el Reto Heladero! Veamos en qué consiste:

1) dado que una forma sana de perder peso es haciéndolo a ritmo de medio kg a la semana, y dadas las semanas que hay entre hoy y este verano, se instaura un peso objetivo menor o igual de 72.5 kg que tendrá que alcanzar el autor de este blog para la fecha sábado 30 de julio.

2) si el autor del blog no lograra alcanzar este objetivo, entonces (atención) se compromete a invitar a helados italianos en la pizzería Mamma Mia (en Tres Cantos) para el sábado 6 de agosto a todo aquel que deje un comentario en esta entrada antes del sábado 2 de abril.

3) si por otro lado, el autor del blog sí consiguiera su objetivo, comentaristas y autor irán a tomar dichos helados al mismo sitio el sábado 6 de agosto, pero sin obligación por parte del autor a invitar a los comentaristas.

Dicha pizzeria se halla en el lugar que indica el mapa


Ver en un mapa más grande


Y para recordar retos pasados, aquí os dejo con una foto del chocolate de la chocolatería de Vallecas, el día de la celebración del Reto Chocolatero.



Nota posterior: en mi euforia preparando el reto, no había caído en la cuenta de que el 6 de agosto puede haber muchos participantes potenciales que no están por Madrid. Si este fuera el caso, lógicamente se pospondrá el día de tomar el helado a algún otro sábado de septiembre, tanto si el autor tiene que invitar como si no.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Mi media maratón de Villalba

Hace unas dos semanas (el pasado seis de marzo) participé en la media maratón de Villalba. Como ya anuncié, iba a ver si mejoraba mi mejor tiempo, que estaba en un elevado 1:50:33. Me levanté antes del amanecer, y llevando mis michelines a cuestas (últimamente peso por encima de 80 kilos, como indica el caracol de arriba), me puse las nuevas zapatillas de correr y me dirigí al cercanías. Por cierto, ya que hablo de ellas, aquí os presento mis nuevas zapatillas:



No sabía si comprarme unas Asics o unas Mizuno, y al final tras probar ambas me decidí por estas últimas.

Volviendo a lo que os contaba, decir que la carrera estuvo muy bien organizada. El día anterior a la carrera me enviaron un correo diciéndome mi número de dorsal, con lo que ahorré tiempo el día de la carrera. Los trámites para coger el dorsal fueron muy rápidos. Luego durante la carrera, había tres ciclistas y tres corredores que marcaban, por parejas, los tiempos a los que iban a terminar la carrera, 1:30, 1:40 y 1:50 (este último de color naranja). Dado mi mejor tiempo hasta entonces, mi objetivo era llegar antes que el globo naranja.

Al principio de la carrera el ciclista y el corredor del globo naranja salieron bastante rápido, pero yo miraba en mi móvil-cronómetro y veía que iba a un buen ritmo para la ocasión, por debajo de 5 min/km. En el km 4 pasé a los globitos naranjas y al poco tiempo les perdí de vista. Los kilómetros se sucedieron mientras nosotros corríamos por Villalba y alrededores (por cierto, el paisaje era imponente, ¡qué sitio más bueno para correr!). Así a lo tonto llegué al km 14 yendo a alrededor de 5 min/km o ligeramente por debajo. Ya pensaba yo que hasta podría bajar mi tiempo de 1:45, cuando empezó una subida de la que ya no me acordaba (la había visto en la página de la carrera, donde se mostraba el perfil, pero de eso hacía ya tiempo). Y vaya si sudamos la gota gorda para no bajar el ritmo. Y vaya si bajó... Cambié mi objetivo de no bajar el ritmo por el de que no bajara mucho.

La cosa iba en picado y yo iba viendo que acumulaba a cada kilómetro alrededor de treinta segundos adicionales. A cada subidilla nos animaban los espectadores con que era la última cuesta. De las distintas ocasiones en que me dijeron esto, vi que al final fue de verdad alrededor del km 17. Un kilómetro más tarde se me ocurrió mirar para atrás y, ¡ups! Ahí estaban los globitos naranjas que había perdido de vista trece kilómetros más atrás. O me espabilo o no mejoro mi tiempo. Los globitos naranjas iban pisándome los talones, y yo me imaginaba a mi "yo" del pasado corriendo a su lado arrebatándome a mí mismo mi tiempo. Así que hubo que apretar un poco. Pero al final pasé la meta en 1:48:23, es decir dos minutos antes que en la media maratón de Lisboa que hice hace dos años. ¡Objetivo conseguido! Y bien contento que estoy.

Os dejo con la foto de mi llegada a meta.



Mi agradecimiento a D, que a pesar de su deteriorado estado físico de aquel día, se esforzó por llevar a cabo su campaña de apoyo logístico lo mejor que pudo (cuando en realidad el que necesitaba el apoyo era él...¡!).

domingo, 20 de marzo de 2011

¡Primavera!

La primavera comienza oficialmente en menos de cuatro horas, a las 00:21 del 21 de marzo (hora central europea). Esta es la primavera astronómica, que se dice, y está bien esta referencia porque cuando los límites entre una cosa son difusos (muchas veces lo son), hay que marcar un punto en el que se cambia de una cosa a otra. Y qué mejor momento para indicar el inicio de la primavera que aquel en que el día y la noche tienen la misma duración...

Pero para mí, en esta parte del mundo, la primavera auténtica comienza cuando florecen los almendros. Este año me sorprendieron una vez más: el pasado 24 de febrero regresaba a casa montado en Rocinante, cuando pensé «caramba, ya deberían de estar a punto de florecer los almendros». Entonces levanté la vista y vi que... efectivamente, ya estaban en flor.





Aunque para mí la primavera tiene el pequeño inconveniente de la alergia y el asma, estos son males menores comparados con la alegría de ver la naturaleza resurgir con energías renovadas.

¡Feliz primavera a todos!

martes, 22 de febrero de 2011

El reto chocolatero - cómo se hizo

Hace ya varias semanas que conseguí superar el famoso reto chocolatero. Cuando lo conseguí estaba bastante liado pero quería comunicaros que lo había superado, por lo que dejé una entrada rápida con la noticia.

Dicha entrada es probablemente la que menos texto tiene del blog, aunque para compensar tiene un vídeo del momento exacto en que se consigue alcanzar el kilómetro tres mil... la calidad del vídeo es lamentable, pero... ¡es eso! Sin embargo, la escasez de palabras no hace justicia al reto que supuso. Al principio fue sencillo, pero cuando en septiembre lancé aquél órdago de que haría mil kilómetros antes de que acabara enero, no tenía ni idea de que diciembre iba a ser un mes complicadito. Así que a lo tonto me encontré con que me faltaba casi la mitad del reto, pero apenas un mesecito por delante. No sería un problema si no fuera porque ese mesecito no era precisamente de vacaciones. Así que me puse manos a la obra. Durante enero he apuntado los kilómetros que he hecho cada día, aquí los tenéis:



Aunque la mayoría de los días hice veinte kilómetros (es decir, ida y vuelta al trabajo), no fue un camino de rosas. Las cosas se complicaron y yo ya me veía a los lectores frotándose las manos pensando en la razón por la que la segunda palabra de reto chocolatero está relacionada con el chocolate... Pero como soy muy cabezota, al final lo conseguí.

Y ahora viene lo interesante...

Para celebrar que he conseguido superar el reto chocolatero, aunque no voy a invitar económicamente al chocolate (¡mis pedaleos me ha costado!), sí que invito a todos los lectores, y en especial a los que se apuntaron al reto, a que os vengáis a desayunar a la Chocolatería con más renombre de Vallecas:


Ver mapa más grande


En principio quedamos allí, en la chocolatería Pinilla, que está en la Avenida de Peña Prieta 6, el próximo sábado 26 de febrero a las 10:00.

Y mientras tanto, estad atentos al blog, porque ¡en breve lanzaré otro reto!

domingo, 13 de febrero de 2011

El camino de Santiago desde Segovia

Entremos en contexto. Tras varios días de viaje de trabajo en Segovia, el viernes parece que la cosa toca a su fin. Tengo el billete de tren a las 16:07 para ir en el AVE desde Segovia a Madrid, pero llego a la estación de tren con casi dos horas de adelanto.

Por otro lado dicho viernes me tocaba correr, pero las circunstancias me impidieron hacerlo por la mañana. Me hago en mi mente la idea de correr cuando llegue a casa, pero veamos las dos posibilidades:

a) llego a casa, dejo la maleta, no como, no me siento en el sofá, no miro mi correo, nada. Me pongo los zapatos de correr y salgo disparado.

b) llego a casa con la intención de correr. Me siento en el sofá, miro el correo, me tomo un café, me pongo las pantuflas... y al final no corro.

Está claro, según el principio de la navaja de Occam, que dice que la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta, todo apuntaba a que acabaría cayendo en el pozo de potencial de la opción (b).

Así que adelantándome a los hechos, dejé la maleta a mis compañeros de trabajo en la estación de tren, me cambié en el baño y me puse a correr sin pensármelo demasiado.

Salgo de la estación del AVE de Segovia, y como no conozco la zona, pues tiro para la derecha. Hay un aparcamiento grandecito pero que se termina enseguida y luego una especie de vía de servicio para el tren. Las vacas me siguen con la mirada desde el otro lado de la valla.

Mi sorpresa llega tras aproximadamente un kilómetro. Un estupendo camino de tierra que promete bastante se presenta a la izquierda con (¡atención!) un hito de piedra del camino de Santiago, concretamente el que está a 584 km (lo reconozco enseguida, pues como sabéis, paso dos veces al día delante de los hitos de la parte del camino que pasa delante de Tres Cantos, a 654 km).


hito a 582 km de Santiago (lamento la calidad de las fotos, pero sólo tenía el móvil cuando las tomé)


Sin pensármelo dos veces, me voy por el camino de tierra, y corro durante un rato, hasta llegar al hito que está a 580 km. Habría seguido, pero a esa altura vi a lo lejos un mastín que casi con certeza era un buenazo, pero careciendo de una evidencia que me confirmase esta parte de la idiosincrasia del can en cuestión, decido que lo mejor es dar media vuelta. Así que me pongo a correr hasta el hito que está a 585 km. Luego decido volverme por la vía de servicio a la estación de tren. Me cambio, me tomo una buena merienda, y de vuelta a casa.






¡Cómo me alegro de haber aprovechado ese tiempo «sobrante»! Doce kilómetros viendo la sierra desde el otro lado bajo la luz del sol.

jueves, 10 de febrero de 2011

Fartlek segoviano

Hoy tocaba hacer fartlek, y la agenda estaba apretada. De entrada, estoy de viaje de trabajo. Los días son intensos, empiezan a las 8:30 de la mañana y terminan a las tantas. Pero eso sí, me he traído todo lo necesario para correr. Así que sólo hacía falta un ingrediente para no saltarme el fartlek de hoy: ganas de levantarme a las seis de la mañana.

Dicho ingrediente no lo encontré, pero al igual que un buen cocinero, encontré un buen sustituto que me valió: el ingrediente en cuestión se llamaba «no hay más narices».



El Acueducto de Segovia [Fuente: Wikipedia; ¿que por qué? Pues porque me he dejado el adaptador de la tarjeta de Ceniciento en casa]


Así que me puse las zapatillas, salí del lugar en el que me alojaba y a correr. Estaba a algunos kilómetros de Segovia, pero no tardé mucho en pasar debajo del acueducto. Por el camino vi dos iglesias románicas que según el cartel eran la Iglesia de San Millán y la de San Clemente. Luego seguí corriendo un kilómetro y pico más y di media vuelta. Ducha y a correr que no hay tiempo para desayunar. ¡Y que me quiten lo bailao!

Por cierto, no me olvido de que tenemos pendiente un chocolate con churros/porras; no me corresponde invitar porque superé el reto chocolatero, pero estaría bien celebrarlo. Y otras cosillas de las que os hablaré cuando tenga algo más de tiempo.

jueves, 27 de enero de 2011

Tres mil kilómetros con Rocinante





(pinchad para ver mejor)

domingo, 23 de enero de 2011

Haciendo canicross con Cosme

Ayer por fin compré mi equipo de canicross tras varios meses viendo cómo la Pingüina Veloz nos ponía los dientes largos a Cosme y a mí con sus aventuras. Hay que agradecer a Verdinha una subvención sustancial. Y sin perder más tiempo, esta misma mañana nos pusimos en marcha con excelentes resultados. Aquí están las pruebas:



En la foto estamos corriendo entre la Zona Industrial y Soto de Viñuelas (sí, ya sé que la foto ha sido un poco desafortunada con los colchones de fondo, pero bueno).

Para quienes les pueda interesar, decir que el equipo, si bien parece caro, no lo es tanto. Además de que al parecer dura bastante (lo que no es poco en la era de la obsolescencia programada), es una inversión en salud humano-canina, ya que con el equipo de canicross se unen los centros de gravedad del humano (ya que se usa un cinturón del que sale la línea de tiro) con el centro de gravedad del perro (dado que el perro lleva un arnés). Es muy cómodo y realmente así sí que es un gustazo correr (antes no corría nada con él porque era muy incómodo: él tiraba con el cuello de mi mano... qué barbaridad).

El equipo se puede comprar en internet, en speedogs.com, pero yo prefería comparar el material y escoger yo mismo, probándolo con el perro antes de llevármelo, así que siguiendo el consejo de la Pingüina Veloz, me fui ayer a Veterinarea, que está en Villalba. No tengo coche, pero no fue un problema, porque está a cinco minutos de la estación de Cercanías de Los Negrales, y ya se sabe que (al contrario que el resto de Renfe y Metro) Cercanías admite perros de cualquier tamaño siempre que lleven bozal.

El equipo completo me costó 84.45, que desglosado es:
* Cinturón de canicross: 40 euros,
* Línea de tiro: 18.50 euros,
* Arnés standard X-BACK: 25.95 euros.

En cuanto al carril bici, es mejor no correr por ahí con Cosme, porque es un poco brutito y me preocupa que tire a algún ciclista, pero aquí en Tres Cantos tenemos montones de campo por donde hacer canicross :)

Ya iré contando por aquí nuestras aventuras.

martes, 18 de enero de 2011

El reto chocolatero - 884 km

Bueno, tras el momento de pánico pos-trancazo, pos-navideño y pos-viajes de diciembre, me he puesto a pedalear como un descosido ante cualquier oportunidad, y parece que ya va teniendo la cosa mejor pinta. De hecho, ahora mismo me faltan 117 km, lo cual es una distancia que sé que soy capaz de recorrer en un único día si se tercia. Aunque probablemente lo haga en cómodos plazos durante los próximos trece días que aún tengo.



Pero lo de los últimos días no ha sido un camino de rosas. Daba la impresión de que los elementos se habían aliado contra mí (probablemente querían chocolate, pero no les corresponde porque no dejaron comentario en su momento). Vayamos uno por uno:

Aire: pues sí, este ha sido el más toca***os. La estrategia del aire consistió en negarse a permanecer dentro de las cámaras de aire (perdón por la redundancia). Estos días he tenido numerosos pinchazos. El colmo fue cuando en dos días tuve nada menos que ¡cinco! pinchazos. Cambiar una cámara de aire es una lata, y normalmente lo habría dejado para otro día y me habría llevado a Rucio. Pero en esta ocasión me armé de paciencia y cambié las cámaras de aire todas las veces que hizo falta. El por qué pinché tanto es aún un misterio, porque además no eran pinchazos de estos que se ve el agujero, sino de los que te tienes que bajar de la bici cada dos kilómetros a hinchar la rueda.

Agua: el agua se dedicó a aguarme pero bien el domingo 9 de enero, cuando quedé con Oli. Justo en medio de la carrera cayó una tromba de agua que me dejó a remojo para el resto de la tarde, como si fuera un kilo de lentejas que se van a cocinar al día siguiente. Por otra parte el agua se alió con el aire para hacer una niebla espesa, pero esto no molestó especialmente (gracias a que el carril bici está separado físicamente de los coches, y menos mal).

Tierra: este gracioso elemento se compinchó con el aire para hacer que me pegara un peñazo y acabara por los suelos hace unos días. Resulta que con la rueda un poco deshinchada, pero no completamente (lo justo como para que uno no se baje a hincharla) me dediqué a girar en la rotonda de entrada a Tres Cantos. En eso que la cubierta dejó paso a la llanta, ésta se deslizó y ¡PUM! por los suelos. Pantalones rotos y tres amables conductores que se ofrecieron a ayudarme, aunque no hizo falta porque por suerte estaba todo bien (menos los pantalones y la cámara de aire, claro).

Fuego: este es el único elemento que creo que no ha participado, lo cual se agradece, ¡sólo me faltaba salir chamuscado!

Así que esta es la situación del reto chocolatero. No hay que cantar victoria antes de tiempo, así que estad atentos a vuestros monitores.

sábado, 15 de enero de 2011

Iluminación del carril bici Madrid - Tres Cantos - Colmenar Viejo

Hoy toca hablar un poco del carril bici en sí. Y es que siempre hay alguno que me pregunta que qué tal está iluminado, lo cual en invierno no es moco de pavo por aquello de que los días son más cortos.

Veamos una foto de una noche como otra cualquiera, poniendo el ISO al máximo que me deja Ceniciento (mi cámara):



Lo primero es decir que independientemente de la iluminación, uno tiene que llevar luces cuando el sol se pone. Es un buen hábito que no hace daño. Y es que vernos los unos a los otros nunca está de más. Además, por el carril bici hay corredores y paseantes (además de jabalíes), y aunque una minoría llevan luces por la cuenta que les trae, no es su obligación, sino la del ciclista, la de llevar luces. La obligación de corredores y paseantes es ir por la izquierda para ver de frente a las bicis.

Contado este rollo diré que la iluminación es desigual en el carril bici, y toda la que hay procede íntegramente de las farolas de la M-607 (si descontamos la Luna, que nos deleita con su plateada compañía durante los días que le corresponden, con el beneplácito de las nubes que pudieran aparecer). Esto trae una serie de consecuencias:

1) Lo bueno: que, dado que la M-607 está muy bien iluminada, una buena parte del carril bici está bastante bien iluminado. Ahora viene lo malo...

2) Puesto que en algunos tramos el carril bici se aparta ligeramente de la M-607, esas zonas tienen poca o muy poca iluminación (como por ejemplo la zona de las encinas de la mitad del camino).

3) Los túneles más largos del carril bici (especialmente los que hay entre Madrid y la UAM) son algo oscuros y uno llega a pensar que puede aparecerse el Coco en cualquier momento.

4) Algunas veces, por la razón que sea, las farolas de algunos tramos de la M-607 no funcionan. Uno teme por sus piños en estas ocasiones. Esto lo he observado especialmente en la zona de Tres Cantos (¡¡el que se haya apoyado sobre el interruptor que se aparte, leches!!). Cuando pasa esto, resulta muy incómodo, porque los faros de los coches deslumbran y uno tiene que ir con cuidado para no estamparse (por suerte es imposible que nos atropellen aquí).

5) El carril bici que bordea la M-616 (el que se bifurca a Alcobendas desde la UAM, para entendernos) no tiene tanta suerte como la M-607, y no tiene iluminación alguna, salvo excepciones como la zona de la rotonda de entrada a la UAM. cuando voy corriendo por ahí (es decir, a pie) me tengo que guíar con los faros de los coches que pasan para asegurarme de que no hay nada por el suelo. Menos mal que casi todo este carril está separado por un buen quitamiedos. A los conductores no sé, pero a mí sí que me quita el miedo.

En resumen, la mayor parte del carril bici podría hacerse sin necesidad de luces (que no, que no estoy animando a nadie a que no use luces, lo comento sólo para dar la idea). Sin embargo, debido a las zonas puntuales en las que la iluminación es mala, recomiendo llevar luces no ya para que nos vean, sino también para poder ver los obstáculos que pudiera haber. Aunque recomiendo que si tu luz es muy, muy potente, tengas cuidado de no deslumbrar a los ciclistas que vienen por el otro lado (me ha pasado en un par de ocasiones, y es realmente muy molesto). Los extremos son malos, ya sabéis.

miércoles, 12 de enero de 2011

De Plaza Castilla a la UAM en bici (vídeo)

Parece ser que ayer mismo alguien se ha currado un vídeo describiendo con pelos y señales la manera de llegar a la Universidad Autónoma de Madrid desde Plaza Castilla.

Aunque no suelo poner en el blog material que no haya creado yo mismo, si hay que hacer una excepción, ¡esta es una! Aquí os lo dejo:



Lógicamente, llegando a la UAM, es ya muy fácil ir en bici hasta Tres Cantos, Colmenar Viejo, etc. Sólo tenéis que seguir por el carril bici hacia el norte.