Nota: este es un blog personal sobre el carril bici que une Tres Cantos con Madrid y Colmenar Viejo.
Si llegaste aquí buscando un mapa de ciclabilidad de Tres Cantos, esto te puede interesar (realizado por la agrupación Enbicipor3cantos)

domingo, 27 de abril de 2014

Plátanos por el morro en el maratón de Madrid

Siempre había pensado que si me lesionaba, compraría plátanos el día del maratón y los repartiría a los corredores para devolver los ániimos y la ilusión recibidos cuando corrí.

¡Y llegó la ocasión! El pasado 26 de febrero, yendo al trabajo, se rompió la biela del pedal de Pegaso y me fui al suelo. Nada que no haya pasado muchas veces en las que me levanté, me limpié el polvo y seguí para adelante. Pero esta vez el brazo se vio algo afectado, al levantarme me di cuenta de que algo no iba del todo bien cuando vi que además de por el codo, se doblaba por otras partes...


A mí me parecía que tampoco era para tanto, que uno puede correr con el brazo en cabestrillo y no pasa nada, pero el médico me dijo que de maratón nanái... que como mucho bicicleta estática, andar y gracias. Así dos meses. Y yo soy un niño obediente (cuando se trata de conservar el brazo es fácil ser obediente).

Pedí a los organizadores del maratón que me devolvieran la mitad del dinero que costó la inscripción (tal y como pone en las condiciones), y con el dinero compré unos cuantos kilos de plátanos que repartí esta mañana con el peque y un amigo cerca del km 39 (por Recoletos). Ha sido estupendo sentir la emoción del momento y participar un rato, aunque esta vez fuera desde el otro lado. Los plátanos se esfumaron en un abrir y cerrar de ojos, que era de lo que se trataba, pero la alegría queda :)




Hay quien se ha hecho eco de la acción por tuiter:



Y, cuando se acabaron los plátanos, no faltó un guiño para los ¿cuatro? ¿cinco? hablantes de esperanto que habrán corrido...


Kuraĝon kaj antaŭen! (¡ánimo y p'alante!)

domingo, 12 de enero de 2014

2013, un año imperdible

Ya hace casi dos semanas que el 2013 es historia. Sin embargo, un resumen de lo que fue mi año en lo que a correr se refiere.

Durante 2013 he guardado uno de los cuatro imperdibles que usé para sujetar el dorsal de cada una de las nueve carreras a las que me he apuntado. Los he ido enganchando a la riñonera de mi mochila de correr.

El resultado es esta foto.


La verdad es que estoy bastante contento con el año pasado en lo que a correr se refiere. Para ser alguien que se enganchó a correr muy tarde, he mejorado bastante.

  • corrí un maratón (el de Madrid), el segundo que hago, y lo hice mucho mejor que el primero, con 3h 30:41 de tiempo final
  • Hice tres medias maratones (Getafe, Universitaria y Zurrieq).
  • También hice el año pasado mi mejor tiempo en media maratón, en la de Getafe: 1h 35:41
  • Me apunté a la aventura de hacer una media en otro país, que resultó ser la Media de Żurrieq (Malta), sobre esto os tengo que hablar aún
  • Terminé todas las medias en menos de 100 minutos
  • Hice mi MMP de 10K, dos veces: primero en los 10K del Retiro, con 43:23, y luego en la Carrera por la Esclerosis Múltiple, con 42:23
  • Alcancé mi objetivo, perseguido hace bastantes años, de correr una 10K a una velocidad superior a 7 minutos por milla (un objetivo tan "antiguo" que lo expresé en millas, porque por entonces vivía en Irlanda).
  • Alcancé mi objetivo de pesar menos de 70 kg (y mantenerlos)
  • Disfruté con Cosme de una carrera de canicross (una oficial, y 62 no oficiales, de las que 61 fueron por el Parque Central, y una fue entre Colón y el Retiro)
  • En total, 1676 km que me llevaron 145 horas y 25 minutos

Sin embargo, tengo otras tareas pendientes para mejorar este año (desde el punto de vista deportivo):

  • Incluir la natación en mi rutina semanal (con vistas a hacer triatlones)
  • Conseguir hacer cien fondos seguidos
  • Bajar mi tiempo de maratón de 3:30
  • Dormir más...

Y... haciendo honor a esto último, doy por clausurada esta entrada.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Sobre cómo conseguí controlar mi peso

Por fin ha llegado el momento de jubilar el caracol midepesos que ha habitado la cabecera de este blog durante dos años y medio (¡se dice pronto!). Me refiero a este simpatico bicho que fue contratado por este blog en esta entrada:


¿Y por qué jubilarlo? Porque ya cumplió su función, que era no perder de vista mi peso hasta que consiguiera mantenerlo en un nivel saludable (en mi caso, por debajo de 70 kg).

Antes de las reglas de la bandeja


Hoy en día, cuando otras personas me ven ir en bici o correr, algunos suelen sacar a relucir una estupenda excusa para justificar la inactividad propia: «claro, pero es que tú siempre has hecho deporte...». ¡Nada más lejos de la realidad! Desde mi preadolescencia había tenido sobrepeso (hablamos de 10-20 kg, lo cual no es muchísimo si comparamos con personas con problemas más serios, pero sí lo suficiente como para que fuera una preocupación para mí). Esto, como siempre, se debía a la combinación de comer mucho y correr poco. Lo de correr poco se fue arreglando desde que en septiembre de 2004 me convertí en ciclista urbano. Dos años más tarde me enganché a correr.

Sin embargo, seguía con la primera parte de la fórmula del sobrepeso: comer mucho. Otra cosa que a veces oigo es «pero es que tú eres vegetariano, por eso no tienes problemas de sobrepeso». Hay quien piensa que ser vegetariano es comer lechuga y punto, y que por eso sirve para perder peso (dicho sea de paso: comer lechuga y punto no es de vegetarianos, es no saber nada de nutrición, y quien lo hace tiene muchas papeletas para acabar desnutrido). En realidad el ser vegetariano no tiene nada que ver con menos peso (sí tiene que ver con una vida más saludable, entre otras cosas, pero no con bajar de peso). Hay muchos alimentos vegetarianos que te ayudarán a tener sobrepeso (chocolate, pasta, queso, aceite, mantequilla, galletas, mermelada... ¿hace falta seguir?)

Siempre me ha encantado comer. Nada más despertarme un buen desayuno, luego por la mañana iba comiendo cosillas sueltas, con la mente pendiente de la hora de comer. Tras la comida lo normal era estar bastante lleno. Y por la tarde ya estaba pendiente de la hora de la cena. Luego, si cocinaba yo, iba comiendo mientras preparaba la cena. ¡Qué salsa de tomate! ¡Qué quesos! ¡Qué sabores! Cuando llegaba la hora de cenar, en realidad yo ya estaba cenado, pero no importaba, me metía otro platazo de lo que hubiera cocinado. Ah, pero es que comer está tan bien... que cuando terminaba la cena todavía iba a atacar la cacerola con la cuchara (y así a lo tonto era capaz de meterme un tercer plato de pasta o de lo que fuera). ¡Y esto era lo normal! Me iba a dormir con el estómago lleno. Así no es raro que a pesar de correr y pedalear hasta la saciedad, siguieran sobrándome doce kilos. Esto que escribo, aunque era así como lo cuento, no lo habría admitido si me lo hubiérais preguntado hace un año, no por falta de sinceridad, sino porque no era consciente yo mismo de que este era mi mecanismo.

En ocasiones puntuales conseguí demostrarme que si quería, conseguía bajar de peso, y además de forma rápida y eficaz. Bueno, dejémoslo en "rápida", porque lo de "eficaz" no se puede aplicar cuando uno lo vuelve a ganar en menos de un mes. Los seguidores de este mismo blog han sido testigos de varios de estos retos, como es el caso del reto heladero.

El cambio


El cambio real vino, como siempre, desde dentro: uno no consigue cambiar hasta que no está realmente convencido de que tiene que cambiar. En algún lugar dentro de mí había siempre alguna neurona que me decía que no hacía falta que comiera menos, que mientras corriera más, me podría comer lo que quisiera. ¡Era tan difícil comprender que no se podía comer uno todo! ¡Sobre todo habiendo cosas tan ricas por ahí! Pero no podía ser.

Y me di cuenta tras entrenar para mi primer maratón, el año pasado. Un maratón no son muchos kilómetros si comparamos los 42 y pico de serie con los mil o dos mil kilómetros que requiere un entrenamiento serio. Pues bien, tras esos mil y pico km de entrenamiento, ¡seguía teniendo sobrepeso! De hecho, pesaba prácticamente lo mismo. Ahí fue donde se me encendió la bombilla: «si ni siquiera entrenando para un maratón consigo bajar de peso... va a ser que la cosa no está en correr más (¡no puedo correr mucho más!) sino en comer menos». Ah, ¿que vosotros ya lo sabíais? A mí también me lo habían contado, pero no fue hasta entonces que me lo creí.

En ese periodo coincidió que vi un documental de BBC Horizon titulado «Eat, Fast and Live Longer», que también fue fundamental para mi comprensión del asunto (un documental que recomiendo a todo el mundo). Aunque encontrarlo fue una consecuencia de estar buscando soluciones al problema, por lo que no diría que fue esto lo que cambió mi actitud con la comida (aunque ayudó mucho).

Ese era mi principal problema, el problema más grande de todos: ver cuál era el problema fundamental. Es difícil trazar un plan cuando no se sabe contra qué hay que luchar. Y los planes que se trazan, con toda la buena voluntad que pueda haber, no son muy útiles (como el mencionado reto heladero).

En cuanto resolví ese problema, fue sencillo encontrar un plan para arreglar los otros problemas. El problema era que comía mucho. O mejor dicho, que no tenía un método para "domar" mi subconsciente y que se conformara con menos comida. Podía convercerme de comer menos durante algunos días, o incluso semanas, porque en mi interior estaba escondida la promesa de que después volvería a mis andadas. Pero tenía que encontrar algo a más largo plazo, a plazo indefinido.

Las reglas de la bandeja


Ahí fue donde inventé las "reglas de la bandeja". Son reglas muy sencillas (tienen que ser sencillas para no gastar recursos mentales que serán fundamentales para mantenerlas), entre los cuales hay dos muy importantes:

1) Los límites de la bandeja: «no se puede empezar a comer hasta que no está toda la comida colocada y preparada en la bandeja. Una vez que se empieza no se puede añadir absolutamente nada a la bandeja» (ni una cucharilla de azúcar, ni un sorbito de zumo; aunque hay una lista de cosas permitidas que no influyen en el peso, como las especias, orégano, agua, etc). Esto es fundamental, porque ayuda a visualizar lo que voy a comer antes de empezar. Si veo que es demasiado, estoy a tiempo de quitar algo antes de empezar. Además sólo con ver una bandeja completa, aunque no tenga mucha cantidad de comida, me da mucha satisfacción. Por otro lado, me relaja mucho la preparación, porque no trato de hacer varias cosas a la vez (preparar la comida y comer), sino que separo ambas acciones, concentrándome plenamente en cada una. Es una forma mucho más "zen" de verlo.

2) La interiorización de la bandeja: «no se puede añadir nada a la bandeja que no se haya escrito con al menos tres horas de adelanto». Es decir, hay que apuntar lo que se va a comer. Generalmente lo apunto en el móvil, porque lo llevo siempre encima, pero si se le acaba la batería, lo apunto en un papel o donde sea. Lo importante es que esté escrito. Esto tiene dos consecuencias importantes: tengo un tiempo para pensar en lo que voy a comer, de manera que me cuesta mucho menos respetar los límites después, evitando la impulsividad del momento. Y por otra parte, reduce mi ansiedad por la comida: puesto que ya sé lo que voy a comer, no tiene sentido que esté continuamente pendiente de lo que voy a comer. También sirve para ver si me falta algún tipo de nutriente (proteína, vitaminas...) y solventarlo antes de empezar.

Estas reglas sólo son aplicables en casa, ya que es donde estaba mi principal problema (fuera de casa hay otras limitaciones que generalmente impiden que coma demasiado). Y, puesto que se trata de hacer las cosas fáciles y no difíciles, tampoco las aplico si tengo visita, por ejemplo.

Resultados


Pues bien, empecé a aplicar estas reglas porque creía que se dirigían directamente al centro del problema. Y empecé a bajar de peso. Pero al contrario de las veces anteriores, bajé de peso muy gradualmente. Me llevó varios meses alcanzar mi peso ideal (por debajo de 70 kg), y lo mejor de todo es que no me preocupó, porque quería que mi bajada de peso fuera una consecuencia de mis hábitos y no de la impulsividad del momento.

En febrero conseguí batir mi récord de peso mínimo (72.1 kg, con el reto chocolatero), en abril bajé por primera vez de 70 kg (aunque fluctuando por encima y por debajo). La última vez que pesé más de 70 kg fue el 10 de junio. ¡Y pensar que antes me costaba bajar de ochenta!

Estas reglas mínimas son más bien para controlar las cantidades, porque nunca he dejado de comer cosas que me gustan... ni siquiera una copa de helado en un momento dado, o algo de chocolate en el desayuno, o un plato de pasta con queso parmesano. Pero en cantidades pequeñas, o en cantidades grandes pero de forma esporádica.

Y lo más curioso de esta historia es que... realmente disfruto mucho más de la comida ahora que antes. Antes era como un torrente descontrolado. Comía por ansiedad, aunque entonces no la reconocía porque no conocía otra forma de comer (y cuando comía poco era a desgana, porque comía fuera, o porque era invitado en algún lugar, con lo que no disfrutaba de la ligereza de haber comido menos). Ahora como poco y, dado que es porque yo quiero que sea así, lo disfruto realmente. Ya no paso la mañana pensando en la comida, ni la tarde pensando en al cena. Ahora dedico mis recursos mentales a cosas más interesantes. Y lo que como lo como realmente a gusto.

Otra consecuencia de bajar de peso fue que empecé a hacer unos tiempos estupendos corriendo. El peso está increíblemente relacionado con la velocidad al correr (no creo que sorprenda a nadie). He calculado que media pizza extra (unas 600-700 kcal) aumenta un segundo el tiempo que se tarda en correr 10 km. Desde que bajé de peso, bajar de 43:30 min en una 10K se ha vuelto "lo normal".

sábado, 13 de julio de 2013

Un árbol para el recuerdo en la M607

Un amigo dice que si algo no está en google, es que no existe. A día de hoy esto no es del todo cierto, por ejemplo, no he encontrado en ningún lugar una entrada sobre el tema que voy a tratar hoy (aunque con el acto de escribir sobre ello, automáticamente aparecerá en google y tendré que darle la razón a mi amigo).

El lugar del que hablo hoy se encuentra en el km 20 de la M607, a medio camino entre Tres Cantos (2.5 km al sur de la estación de Cercanías) y El Goloso (2 km al norte). Se trata de la zona más lúgubre del carril bici. No sólo está al otro lado de la pasarela que lleva al Tanatorio de La Paz, sino que además alguien colocó una cruz para recordar a Carlos Torremocha, un peregrino que falleció allí, a la que se unen tres lápidas en recuerdan a dos ciclistas que al parecer fallecieron en el lugar por un accidente.

Antes de la construcción del carril bici que une Tres Cantos con los municipios colindantes en 2003, los ciclistas solían ir por el arcén de la M607, lo cual lo convertía en un lugar bastante peligroso. Sin embargo, hoy en día ir en bici de la UAM a Colmenar Viejo (por poner un ejemplo) es mucho más seguro. Sería estupendo que se tomara ejemplo y se hicieran carriles bici similares para unir otros municipios cercanos a los que actualmente no se puede acceder en bici en condiciones de seguridad.


Llegando desde Madrid, cien metros antes del lugar


El árbol y las lápidas


Julián Mateos Herreros,
26-11-95,
«Seguís estando con nosotros»


D. Manuel del Prado García
26-11-1995,
«Nos dejaste por tu pasión, el ciclismo»


«Manuel, tus hijos y nietos no te olvidan»,
* 8-11-1933,
+ 26-11-1995

domingo, 12 de mayo de 2013

De excursión en remolque a San Agustín de Guadalix

Esta semana llegó el remolque de bici que compramos por internet. Y no podíamos esperar a ponerlo a prueba, así que aprovechamos un recado que teníamos que hacer (ir a comprar una germinadora para hacer brotes cómodamente, algo que me encanta para las ensaladas) para convertirlo en un divertido día de excursión.

Fuimos de Tres Cantos a San Agustín de Guadalix por el campo. Como el recorrido tiene unos cuantos baches, me llevé a Rucio, y dejé a Pegaso descansando en casa.


Al poco de salir de casa


Cerca de Burrolandia alguien ve vacas en persona, por primera vez


A medio camino


Pasando por el punto geodésico


Ya se ve San Agustín de Guadalix a lo lejos, una bajadita y estamos


La hora de la comida en San Agustín de Guadalix. Cualquier momento es bueno para repasar el abecedario (para quien no lo sepa, se trata de un misterioso código de símbolos, cada uno con un nombre diferente, y que no se sabe muy bien para que se usa, pero es muy divertido identificarlos porque papá y mamá se ponen muy contentos)


De vuelta saludamos a dos caballitos


Ya podemos hacer germinados cómodamente.

¡Qué viaje tan bueno!

Esta fue la ruta aproximada:


Ver en un mapa más grande

jueves, 2 de mayo de 2013

Uno de los 10469 monólogos interiores del maratón de Madrid

Un poco a lo James Joyce, esta entrada relata los flashes de cada kilómetro.


Mi paso por el km 36

pre: uf, qué lío para poder dejar mi mochila en el guardarropa
km 0: oh, ¡ya empecé el maratón!
km 1: ¿de verdad que ya empezó?
km 2: ¡hola D! Qué ilusión que mis amigos madruguen para venir a verme.
km 3: uy, ¡cuánta gente se va a la de diez! ¡Pero si no ha dado tiempo ni a saborear la carrera!
km 4: no llevo mal ritmo a pesar de la subida a Plaza Castilla, ¿conseguiré bajar mucho de 3:40?
km 5: las Torres Kio, qué panorama tan chulo de Madrid. Si no fuera por el símbolo fálico ese que han puesto en medio...
km 6: se acaban las cuestas serias hasta dentro de 29 km... ¡suena bien! Eso sí, luego será la cuesta del purgatorio... o del infierno.
km 7: adelanto al mítico Tragamillas
km 8: cartel, «un paso +, un metro -»
km 9: hablando con un portugués majete (reconocible por llevar la bandera de Portugal en la camiseta).
km 10: en 48:33, no está tan mal. En el avituallamiento dan botellas con agua para pitufos (por el color).
km 11: cómo me recuerda estre tramo a la carrera de la ciencia... ¡si no fuera porque faltan 31 km!
km 12: ¡hola otra vez, D!
km 13: no vi a mi hermana entre el público, ¿se habrá quedado frita?
km 14: hablando con un italiano majete que está apuntado a la media.
km 15: qué bueno ver a tanta gente que anima :)
km 16: los de la media se van para la izquierda, varios de los que hacen el maratón entero les dicen «rajaos, veníos para acá» y cosas por el estilo.
km 17: qué divertido pasar por Fuencarral y Sol corriendo con la gente jaleando.
km 18: busco a Verdinha, que debería estar aquí para animar, pero no nos encontramos, qué pena. Mientras tanto hablo con un vasco a quien parece que eso de hacer un maratón al año le sabe a poco.
km 19: esto de que los avituallamientos sólo tengan agua (transparente o de colores) no me lo esperaba, en Dublín ya me había puesto morado (ya, ya sé que las comparaciones son odiosas).
km 20: qué chulo el Templo de Debod.
km 21: oye, 1:40:44 en mi paso por la media maratón, no está mal (hace unos meses no habría hecho este tiempo ni para la media a secas). Igual consigo bajar de 3:30 :) vamos a por ello.
km 22: por el Parque del Oeste, un poco de arbolitos, como cuando entrené por el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.
km 23: uf, en Dublín a estas alturas ya me habían hinchado a geles, y aquí todavía no he visto ninguno... deben de ser cosas de la crisis (aunque Irlanda también estaba en crisis, ¿no?).
km 24: flato, uf qué chungo. ¿Tendré que aguantar con esto hasta el final?
km 25: ¡¡Qué sorpresa!! D está entre el público, y no me lo esperaba. Mientras paso me dice algo de "... eis", que a posteriori interpreto como que va a pasar a verme al kilómetro 36 :)
km 26: una subidilla que no es nada comparado con lo que nos espera al final. Uy, pero si ya no tengo flato, qué bien.
km 27: me dan unos geles que me vienen muy pero que muy bien.
km 28: árboles.
km 29: árboles y más árboles. No se oye una voz.
km 30: aquí también hay árboles.
km 31: pasamos por Lago, lo cual me recuerda a otras carreras de la Casa de Campo que empiezan y acaban aquí. Bastantes animadores.
km 32: bueno, parece que la Casa de Campo queda atrás. Dicen que quien sale "vivo" de aquí, ya tiene el maratón casi hecho.
km 33: los kilómetros se empiezan a suceder unos a otros casi sin darme cuenta. Tengo el modo automático puesto y es como ver una película.
km 34: ¡hasta luego Manzanares! ¡Hola cuesta! Ahora empieza el maratón de verdad. Lo otro era el calentamiento.
km 35: unos tipos muy majos reparten rodajas de naranja (probablemente de su bolsillo). Me como una que me sabe a gloria.
km 36: ¡Hola otra vez, D! En este punto D me saca la foto que aparece aquí arriba.
km 37: otro kilómetro para el saco, ya ni me doy mucha cuenta de por dónde voy.
km 38: hombre, qué sorpresa, si es E que está entre el público, ¡hola!
km 39: un kilómetro más, ya me cuesta distinguir unos de otros.
km 40: la leche, qué súper cuesta, y yo con estos tríceps. Ah, pero ¡por fin El Retiro!
km 41: uy, qué chungo veo bajar de 3:30, no hay forma humana de apretar. ¿Cómo puede ser que esté yendo a 5:49?
km 42: me van a faltar unos segunditos de na', qué rabia. Las piernas a lo suyo. ¡Hola Verdinha! ¡qué sorpresa!
km 42.195: al final se queda en 3:30:41, no conseguí bajar de 3:30, pero el objetivo al principio del maratón era bajar de 3:40, así que ¡¡prueba más que superada!!

post: una estupenda pizza en el Mamma Mia de Chueca, en compañía de D, Verdinha y otros amigos.
epílogo: ¿lo mejor del maratón? Que a diferencia del anterior (y primero), donde pasaron varias semanas antes de volver a animarme a correr, en esta ocasión a miércoles ya estaba corriendo otra vez y sin agujetas :) todo es prepararse e ir mejorando. Bueno, eso y que por fin encontré una manera de estar en mi peso ideal (ligeramente por debajo de 70 kg), pero de eso hablaré en otra entrada.

sábado, 27 de abril de 2013

¡Suerte maratonianos!

Hoy una minientrada para desear suerte a todos los compañeros de maratón que se enfrentan mañana al gran reto de Madrid. ¿Lograré mejoror mi tiempo de Dublín en un recorrido más complicado? ¡Mañana lo sabremos!

domingo, 21 de abril de 2013

Biciconsejos en Torrejón de Ardoz

Hace unos días estuve en Torrejón de Ardoz. Me llamó la atención ver que el Ayuntamiento ha colocado carteles en diversos puntos estratégicos dando consejos y sugerencias a ciclistas, como estos:


Pero lo que más me llama la atención es que son sugerencias con mucho sentido, para ciclistas urbanos de verdad. Da la impresión de estar en otro país. Veamos este cartel un poco más de cerca:


Si no se ve la imagen, lo transcribo aquí:

Biciconsejo: si los coches te adelantan sin dejarte distancia de seguridad, ocupa el centro del carril
.

Para quien está acostumbrado a circular en bici es de cajón, pero para quien no sabe es un gran consejo (aquí y aquí se explica por qué).

Y bueno, aunque parece que en Torrejón no todo son maravillas ciclistas, pero cuando algo está bien (sobre todo en este caso, donde se trata a la bici como legítimo vehículo y no como juguete) también hay que decirlo.

domingo, 7 de abril de 2013

Vídeos del IV Canicross de Guadalajara

Cosme y yo seguimos practicando el canicross, una de nuestras actividades preferidas.

Aunque es una pena, no vamos a muchas carreras oficiales (más que nada porque no tenemos coche, con lo que solemos ir sólo a aquellas a las que se llega en Cercanías, aprovechando que los perros pueden viajar en este medio, y además con muchas más facilidades que en otros sitios como en el Metro de Madrid).

Pero sí que corremos entre dos y cuatro veces por semana por el Parque Central de Tres Cantos (aparte de las carreras que hago yo sin Cosme, que ahora con la preparación del maratón no son pocas). Si a eso le añadimos los ocho kilitos que me he quitado desde noviembre, el resultado es una muy buena posición en la carrera de hoy :) todavía no hemos visto la clasificación (que se publicará aquí), pero eso afirman fuentes fiables (léase Verdinha) (Anotación posterior: quedamos los décimo cuartos, aproximadamente en el percentil 20, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta que hasta hace unos meses solía quedar por la mitad).

Aquí, el vídeo de nuestra llegada:



Una carrera estupenda, a la que ha acompañado el sol (quién lo iba a decir, con las últimas semanitas) aunque un poco preocupados, porque a partir del tercer o cuarto kilómetro (el recorrido contaba con algo más de siete) no veíamos a nadie detrás, y había un grupito al frente que estaba demasiado lejos como para poder alcanzarlo ¿Será que somos los últimos? Pero no puede ser, estamos yendo a 4 min/km... o quizá es que aquí hay muuuucho pero que mucho nivel y los más lentos van a 3:40. Luego resultó que el grupito de delante era el de cabecera :)

Aquí van unos vídeos más por si os pica la curiosidad:













Todos los vídeos son cortesía de Verdinha (os recomiendo su blog sobre restaurantes vegetarianos y más cosas). Lamentablemente nos despistamos cuando llegaron las primeras chicas, esperamos que algún otro cibernauta supla esta carencia.

Ahora nos vamos a dormir, que el día ha sido bastante completito. A la próxima habrá que seguir subiendo posiciones, ¿llegaremos a meternos en el podio algún día?

viernes, 29 de marzo de 2013

El carril bici de la calle Mayor (Madrid)

Por fin encontré una oportunidad para visitar en persona el nuevo carril bici de la calle Mayor. Ya ha habido otros ciclistas que han hablado sobre el tema. Análisis interesantes son los siguientes:

1) 11 motivos a favor del eje ciclista Mayor-Alcalá (ecomovilidad.net)
2) Abierto el carril-bici de la calle Mayor (En bici por madrid)

Por mi parte haré énfasis en lo que más me ha llamado la atención:

1) Un carril bici de verdad, ¡En Madrid! Lo que se venía haciendo hasta ahora en Madrid eran aceras bici, que eran incorrectamente llamadas carriles bici (probablemente no por ignorancia, sino como estrategia de márquetin de nuestros ayuntamientos).

Personalmente aborrezco las aceras bici, porque no convienen ni a ciclistas ni a peatones. Las aceras bici legitiman el uso de la acera (el único refugio del peatón en la ciudad, incluyendo entre peatones a niños pequeños y ancianos) por parte de ciclistas, desincentivando el uso de la calzada (que es el lugar natural de una bicicleta), poniendo en peligro a los ciclistas que cruzan por pasos de peatones en lugares donde los conductores de coches no les ven venir (en teoría deberían bajarse en cada cruce, empujar la bici con la mano, y volver a montarse después, pero ¿de verdad hay alguien que haga eso?), y generando conflictos (que si un perro se cruza con la correa por el carril bici, que si ahora un ciclista pasa delante de un portal llevándose por delante a una abuelilla...). En los países europeos con tradición de bicicleta no veo aceras bici, sino carriles bici, y creo que deberíamos tomar ejemplo de ellos.

Hay quien piensa que los conflictos de las aceras bici son porque no estamos acostumbrados, y que irán reduciéndose con el tiempo, pero los mismos conflictos se observan en aceras bici donde la bici es mucho más habitual, y por otro lado, se ha demostrado que los peatones cada vez usan más las aceras bici para pasear (un tema que merece una entrada aparte).



En esta foto se ve como los ciclistas no entran en conflicto con los peatones, por estar cada uno en su hábitat natural (pincha para agrander)

2) Pero es mejorable. Aunque el carril bici y la ciclocalle están muy bien, todavía quedan ideas residuales de que las bicis tienen algo que ver con la acera. Por ejemplo, con buena intención, se han realizado aparcabicis, pero se han colocado en la acera. Sin embargo las motos tienen su aparcamiento en la calzada (como se ve en la foto que hay un poco más abajo). También llama la atención la diferencia de plazas de aparcamiento (dos aros que dan para cuatro bicis, mientras que a la derecha hay espacio para por lo menos ocho motos). En el lado positivo, decir que los aparcabicis son de calidad, y las bicis se aparcan cómodamente (no como los "romperruedas" que se ven aún en muchos lugares).



Bicis aparcadas en la acera, motos en la calzada ¿?¿?

3) Y para terminar una foto homenaje dedicada al bordillo: ese elemento urbano que señala el lugar en el que termina la acera y empieza la calzada. El elemento que separa el lugar donde se puede pasear tranquilamente con los niños del lugar por el que circular con un vehículo (sea el que sea). Ojalá las aceras bici de Tres Cantos tuvieran el bordillo del mismo lado (para no tener que llamarlas aceras bici).


El bordillo (esta vez, con el carril bici del lado correcto)

¿Y vosotros? ¿Ya lo habéis usado? ¿Qué opinión os merece?